El yuan digital, ¿amenaza para el dólar y las criptomonedas?

En el siglo VII, en China, se creó una de las herramientas que revolucionaría el comercio y que hoy día tiene sus ventajas y desventajas, esta herramienta es el papel moneda. Actualmente, este país nuevamente se encamina a una revolución para la economía del planeta: la moneda digital.

El gobierno chino, encabezado por su presidente Xi Jinping, inició un proceso de implementación del yuan digital en varias ciudades, incluida su capital Pekín, a través del Banco Popular de China.

A pesar de que hay varios países del mundo que han puesto en marcha planes de digitalizar su moneda nacional, este “plan piloto chino” se considera el primer intento real de distribución de una divisa digital pública de las grandes economías del mundo, el cual se planea expandir a más ciudades de esta nación, luego de que las pruebas realizadas con las primeras ciudades demostraran que el mecanismo de emisión y distribución es compatible con el sistema financiero existente.

Los efectos de esta decisión del gigante asiático pueden ser enormes para otras economías del planeta, como, por ejemplo, la de los Estados Unidos, quien en los últimos años se ha visto constantemente amenazado tras el rápido crecimiento de la economía china.

Pero, ¿qué es el yuan digital?

El yuan digital es un método de divisa que tiene como objetivo reemplazar los billetes y las monedas físicas en circulación, la cual estará controlada por el Banco Central de China, contemplando ventajas como: Pagos internacionales más rápidos y a menor costo, además de transacciones más seguras.

A diferencia de las criptomonedas u otro tipo de representación digital utilizada por la banca comercial, esta moneda digital tiene su equivalente en el mundo real, es decir, está respaldada por dinero físico y sometida a las regulaciones del gobierno chino, además de que no goza del anonimato de las criptomonedas, que es una herramienta descentralizada y que no almacena datos personales ni registros históricos de las transacciones de sus usuarios.

Este programa se inició en 2014 y se proyecta a ser utilizado por toda la población china y visitantes extranjeros durante los Juegos Olímpicos de Invierno del 2022.

Uno de los problemas que tiene el dólar americano es que, como últimamente ha ido decayendo y es una economía que se ha estado sobre endeudando dada la situación mundial, mientras que la China se ha ido posicionando cada vez más como el país más comercial y que, con esta nueva moneda digital, más países que mercantilizan con él pensarán que el yuan digital sería un activo financiero más efectivo, lo que promulgara su uso.

Una vez el yuan digital esté circulando con regularidad en el mundo, representaría un gran riesgo para las criptomonedas. Riesgo que tiene que ver con las posibles regulaciones que China puede imponerle, lo que podría interrumpir la liquidez de las plataformas de negociación de las divisas digitales.

Hay que considerar que, en el 2017, el Banco Popular Chino vetó las transacciones con Bitcoins para empleados y entidades bancarias, pues consideró que este tipo de operaciones son una recaudación ilegal de fondos.

Este cambio financiero instruye a que sopesemos, que solo el tiempo dará la clave para poder comprender y medir el alcance real que tendrá el yuan digital, pero en el mientras, muchos países sienten una presión inmensa ya que intentan preparar o perfeccionar a toda velocidad sus propias divisas digitales con el fin de no quedar atrás en caso de que China, una vez más, sorprenda al mundo con una revolución monetaria.

 

Jean Carlos Altuna

Jean Carlos Altuna es licenciado en Administración de Empresas. Posee estudios en Marketing y en Big Data & Análisis y un magister en Bolsa y Mercados Financieros, además de Diplomado en Prevención de Lavado de Activos y Financiamiento al Terrorismo.