El Covid-19 ha marcado la economía global, pero no es demasiado tarde para cambiar de rumbo

El covid-19 no ha sido un virus de igualdad de oportunidades: persigue a personas con mala salud y aquellas cuya vida diaria las expone a un mayor contacto con los demás. Y esto significa que persigue desproporcionadamente a los pobres, especialmente en países pobres y en economías avanzadas como EE.UU., donde el acceso a la atención médica no está garantizado.

En todo el mundo existen marcadas diferencias en la forma en que se ha gestionado la pandemia, tanto en términos del éxito que han tenido los países en el mantenimiento de la salud de sus ciudadanos y la economía como en la magnitud de las desigualdades que se muestran.

Hay muchas razones para estas diferencias: el estado preexistente de la atención médica y las desigualdades en salud; la preparación de un país y la resistencia de la economía; la calidad de la respuesta pública, incluida la confianza en la ciencia y la experiencia; la confianza de los ciudadanos en la orientación del gobierno; y cómo los ciudadanos equilibraron sus «libertades» individuales de hacer lo que quisieran con su respeto por los demás, reconociendo que sus acciones generaban externalidades. Los investigadores pasarán años analizando la fuerza de varios efectos.

Sin embargo, dos países ilustran las posibles lecciones que surgirán. Si EE.UU. representa un extremo, quizás Nueva Zelandia represente el otro. Es un país en el que el gobierno competente se basó en la ciencia y la experiencia para tomar decisiones, un país donde existe un alto nivel de solidaridad social (los ciudadanos reconocen que su comportamiento afecta a los demás) y confianza, incluida la confianza en el gobierno.

Nueva Zelandia ha logrado controlar la enfermedad y está trabajando para redistribuir algunos recursos infrautilizados para construir el tipo de economía que debería marcar el mundo pospandémico: una que sea más verde y basada en el conocimiento, con mayor igualdad, confianza y solidaridad. Hay una dinámica natural en el trabajo. Estos atributos positivos pueden basarse entre sí. Del mismo modo, puede haber atributos adversos y destructivos que pesan sobre una sociedad, lo que lleva a una menor inclusión y a una mayor polarización.

Desafortunadamente, por muy mala que haya sido la desigualdad antes de la pandemia, y con tanta fuerza como la pandemia ha expuesto las desigualdades en nuestra sociedad, el mundo pospandémico podría experimentar desigualdades aún mayores a menos que los gobiernos hagan algo. La razón es simple: el covid-19 no desaparecerá rápidamente. Y el miedo a otra pandemia persistirá. Ahora es más probable que tanto el sector público como el privado se tomen los riesgos en serio. Y eso significa que ciertas actividades, ciertos bienes y servicios y ciertos procesos de producción se considerarán más riesgosos y costosos.

Si bien los robots contraen virus, son más fáciles de administrar. Por lo tanto, es probable que los robots, cuando sea posible, al menos al margen, reemplacen a los humanos. El «zoom» reemplazará, al menos en el margen, los viajes en avión. La pandemia amplía la amenaza de la automatización para los trabajadores de servicios de persona a persona poco calificados que, hasta ahora, la literatura ha considerado menos afectados. Por ejemplo, en educación y salud. Todo esto hará que disminuya la demanda de determinados tipos de mano de obra. Es casi seguro que este cambio aumentará la desigualdad, acelerando, de alguna manera, las tendencias ya vigentes.

Nueva economía, nuevas reglas

La respuesta fácil es acelerar la mejora de las competencias y la formación junto con el cambiante mercado laboral.

Pero hay buenas razones para creer que estos pasos por sí solos no serán suficientes. Será necesario un programa integral para reducir la desigualdad de ingresos.

Necesitamos una reescritura integral de las reglas de la economía. Por ejemplo, necesitamos políticas monetarias que se centren más en garantizar el pleno empleo de todos los grupos y no solo en la inflación; leyes de quiebras más equilibradas, reemplazando aquellas que se volvieron demasiado favorables a los acreedores y proporcionaron muy poca responsabilidad a los banqueros que participaron en préstamos abusivos; y leyes de gobierno corporativo que reconozcan la importancia de todas las partes interesadas, no solo de los accionistas. Las reglas que gobiernan la globalización deben hacer algo más que servir a los intereses corporativos. Los trabajadores y el medio ambiente deben estar protegidos. La legislación laboral debe mejorar la protección de los trabajadores y brindar un mayor margen para la acción colectiva.

Pero todo esto no creará, al menos a corto plazo, la igualdad y la solidaridad que necesitamos. Tendremos que mejorar no solo la distribución de ingresos en el mercado, sino también la forma en que los redistribuimos. De manera perversa, algunos países con el mayor grado de desigualdad de ingresos del mercado, como EE.UU., en realidad tienen sistemas tributarios regresivos en los que los que más ganan, pagan una proporción menor de sus ingresos en impuestos que los trabajadores que se encuentran más abajo en la escala.

Durante la última década, el Fondo Monetario Internacional ha reconocido la importancia de la igualdad para promover un buen desempeño económico (incluido el crecimiento y la estabilidad). Los mercados por sí mismos no prestan atención a los impactos más amplios que surgen de las decisiones descentralizadas que conducen a un endeudamiento excesivo en monedas extranjeras o una desigualdad excesiva.

Las reglas ahora están dando forma a muchos aspectos de las respuestas de las economías al covid-19. En algunos países, las reglas fomentaron la miopía y las desigualdades, dos características de las sociedades que no han manejado bien la crisis de covid-19. Esos países no estaban adecuadamente preparados para la pandemia; construyeron cadenas de suministro globales que no eran lo suficientemente resistentes.

Cuando llegó el covid-19, por ejemplo, las empresas estadounidenses ni siquiera podían proporcionar suficientes suministros de cosas simples como máscaras y guantes, y mucho menos productos más complicados como pruebas y ventiladores.

Dimensiones internacionales

El covid-19 ha puesto de manifiesto y exacerbado las desigualdades entre países al igual que lo ha hecho dentro de las naciones. Las economías menos desarrolladas tienen peores condiciones de salud, sistemas de salud menos preparados para hacer frente a la pandemia y personas que viven en condiciones que las hacen más vulnerables al contagio y, simplemente, no tienen los recursos que las economías avanzadas tienen para responder a la situación económica. La pandemia no se controlará hasta que se controle en todas partes, y la recesión económica no se dominará hasta que haya una sólida recuperación mundial.

Es por eso que es una cuestión de interés propio, así como una preocupación humanitaria, que las economías desarrolladas brinden la asistencia que necesitan las economías en desarrollo y los mercados emergentes. Sin el, la pandemia mundial persistirá más de lo que lo haría de otra manera, las desigualdades mundiales crecerán y habrá divergencia mundial.

Si bien el G-20 anunció que utilizaría todos los instrumentos disponibles para brindar este tipo de ayuda, la asistencia hasta ahora ha sido insuficiente. En particular, no se ha empleado un instrumento utilizado en 2009 y fácilmente disponible: una emisión de US$ 500.000 millones en derechos especiales de giro (DEG). Hasta ahora, no se ha podido superar la falta de entusiasmo de EE.UU. o la India. La provisión del DEG sería de enorme ayuda para las economías en desarrollo y los mercados emergentes, con poco o ningún costo para los contribuyentes de las economías desarrolladas. Sería incluso mejor si esas economías contribuyesen con sus DEG a un fondo fiduciario que las economías en desarrollo utilizarían para hacer frente a las exigencias de la pandemia.

Así también, las reglas del juego afectan no solo el desempeño económico y las desigualdades dentro de los países, sino también entre naciones. Y en este campo las reglas y normas que gobiernan la globalización son centrales. Algunos países parecen comprometidos con el «nacionalismo de las vacunas». Otros, como Costa Rica, están haciendo todo lo posible para garantizar que todo el conocimiento relevante para abordar el covid-19 se utilice para todo el mundo, de una manera análoga a la forma en que la vacuna contra la influenza se actualiza cada año.

Es probable que la pandemia provoque una serie de crisis de deuda. Las bajas tasas de interés combinadas con los mercados financieros en las economías avanzadas presionando los préstamos y el endeudamiento derrochador en los mercados emergentes y las economías en desarrollo han dejado a varios países con más deuda de la que pueden pagar, dada la magnitud de la recesión inducida por la pandemia. Los acreedores internacionales, especialmente los acreedores privados, ya deben saber que no se puede sacar agua de la piedra. Habrá una reestructuración de la deuda. La única pregunta es si será ordenada o desordenada.

Si bien la pandemia ha revelado las enormes divisiones entre los países del mundo, es probable que la crisis sanitaria en sí misma aumente las disparidades, dejando cicatrices duraderas, a menos que haya una mayor demostración de solidaridad mundial y nacional. Las instituciones internacionales, como el FMI, han proporcionado un liderazgo global, actuando de manera ejemplar.

Fuente: CNN

Por: Joseph Stiglitz

Profesor en la Universidad de Columbia y Premio Nobel de Ciencias Económicas.